Cultura del Queso

El blog de la cultura del queso

No te pierdas nada sobre Los Cameros

Si quieres estar informado de todas nuestras novedades e iniciativas suscríbete a nuestra newsletter.

Desde 1826, correr tras un queso y no morir en el intento

Aunque en España somos bastante aficionados a las tradiciones que entrañan riesgos para la salud, como correr delante de un toro bravo, los ingleses tampoco se quedan cortos en celebraciones populares excéntricas y peligrosas para la integridad física. ¡No todo es el ceremonioso té de las cinco! Si no os lo creéis, echad un vistazo al siguiente vídeo:

Os estaréis preguntando qué clase de locura es esta. Se trata de la carrera del queso rodante de Gloucester -en inglés, Cooper’s Hill Cheese-Rolling and Wake, que se celebró el pasado 28 de mayo en la localidad de Brockworth, en el condado británico de Gloucestershire. Su denominación no deja lugar a la sorpresa: se lanzan varias ruedas de queso Doble Gloucester de tres o cuatro kilos de peso por la colina de Cooper y unos cuantos participantes corren tras él. Y vuelta a empezar colina arriba.

El trofeo, que es el propio queso, lo gana quien lo alcance o se aproxime más… ¡si sobrevive! Y es que la ladera de Cooper’s Hill, de unos 184 metros de longitud, tiene una pendiente del 50 por ciento y es un terreno un tanto accidentado. El queso puede alcanzar velocidades de más de 100 kilómetros por hora. En consecuencia, ni un participante llega totalmente ileso. De hecho, hay varias ambulancias preparadas para atender a los múltiples heridos y trasladarlos al hospital si es necesario. ¡Y muchas veces lo es!

El más que probable descalabro no desanima a los intrépidos lugareños. Incluso los más pequeños participan en esta insólita carrera, aunque tienen la consideración de lanzar ruedas más livianas, de menos de dos kilos.

 

Una vista de la carrera. Fuente: Dave Farrance, CC BY-SA 3.0

La carrera del queso rodante de Gloucester se celebra anualmente, el último lunes de mayo. La primera referencia escrita de su celebración data de 1826, aunque es probable que sea aún más antigua. Su razón de ser es incierta, aunque parece que podría tratarse de un rito pagano de bienvenida a la primavera o relacionado con el pastoreo. Sea como sea, ha devenido en una fiesta en la que los participantes se lo pasan de maravilla, aunque sea a costa de algún miembro roto.

El Gloucester es un queso de pasta dura cuyos orígenes se remontan al siglo XVI. En su versión más artesana, se empleaba leche cruda de una raza local de vacas casi extinta, por lo que actualmente son más habituales las versiones industriales. Existen dos variedades: el Single Gloucester, que se elabora al mezclar leche desnatada con una pequeña cantidad de leche entera; y el Double Gloucester, solo con leche entera y con mayor maduración.

Fuente: Queso Gloucester

Por si os habéis quedado con la curiosidad de saber más o queréis entrenaros para participar en 2020, en este vídeo podréis ver en detalle las carreras, tropezones y ganadores de esta edición. ¡Un buen queso bien vale el esfuerzo!

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Desde 1826, correr tras un queso y no morir en el intento, 10.0 out of 10 based on 1 rating

Comparte esta entrada



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *