Cultura del Queso

El blog de la cultura del queso

No te pierdas nada sobre Los Cameros

Si quieres estar informado de todas nuestras novedades e iniciativas suscríbete a nuestra newsletter.

Los pies de un queso galáctico

Al parecer lo suyo fue amor a primera vista. En cualquier caso, si la longeva y empática reina Victoria del Reino Unido (y tras Isabel II, la monarca con el reinado más largo) y su apuesto primo el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha levantaran la cabeza, se sorprenderían al observar el devenir de uno de sus frutos arquitectónicos: el actual Victoria&Albert Museum de Londres. Con la vista en la que sería llamada la Abuela de Europa (es lo que tiene emparentar a 9 hijos), nos hemos parado en la exposición Food: Bigger than the Plate de dicho museo. Y si bien se clausuró en otoño de 2019, nos ha llamado tanto la atención por sus curiosos objetos expuestos (gracias a los avances de la ciencia) que nuestro blog de hoy se centra, nada más y nada menos, que en un queso elaborado con las bacterias de los pies del galáctico David Beckham.

Era lógico que el homenaje quesero dedicado al futbolista inglés se centrará en sus pies, que tantas alegrías dio a sus seguidores en el terreno de juego. Esta idea gastronómica tan loca se la debemos a la científica Christina Agapakis y a la investigadora Sissel Tolaas, quienes gestaron este proyecto con buenas dosis de creatividad y biotecnología, amén de la toma de muestras de bacterias de los pies del exfutbolista. No fue el único. En total se elaboraron cinco quesos únicos e irrepetibles, con nombre propio, con pieles muertas (de las extremidades inferiores en el caso de Beckham) y con bacterias procedentes de partes del cuerpo como axilas, ombligo o nariz. Los nominados fueron el rapero inglés Professor Green, el músico Alex James, el chef Heston Blumenthal y Suggs, integrante de la banda ‘Madness’. El nombre del grupo, desde luego, le va que ni pintado a este experimento gastronómico que, a juzgar por sus protagonistas, tiene mucho de artístico. El trabajo de ambas mujeres y la microbiología hizo el resto: tras combinar estos gérmenes con leche fresca pasteurizada, una nueva versión de los clásicos cheshire, mozzarella, stilton, cheddar y comté, humanamente reinterpretados, vieron la luz.

Fuente de la imagen: As.com

Con las bacterias del rapero británico Professor Green, se hizo mozzarella. Fuente: Que.es

Lógicamente nos hemos preguntado qué le lleva a una persona a realizar este tipo de experimentos. La respuesta es sencilla: desafiar los estereotipos negativos de las personas sobre los gérmenes (¿cuántos de vosotros habéis exclamado “qué asco”) y replantear los principios de nuestra relación con la comida, así como los desafíos gastronómicos del siglo XXI. Y sí, lo reconocemos. Nos ha picado la curiosidad y hemos investigado un poco más sobre Agapakis y Tolaas, dos mujeres muy creativas como podéis comprobar.

La bióloga Christina Agapakis, licenciada en la Universidad de Yale y doctorada en Harvard, es directora creativa de Ginkgo Bioworks, una compañía de diseño biológico con sede en Boston que reúne cabezas pensantes de biólogos, ingenieros, diseñadores, artistas y científicos sociales para explorar el futuro de la biotecnología. Un mundo en el que los organismos se trasladan a la ingeniería industrial y donde recuperar flores extintas o quesos con bacterias de humanos no es ciencia ficción.

Saltamos a Europa para conocer el trabajo de la nariz noruega (reconocida mundialmente) Sissel Tolaas, una excepcional investigadora e intérprete de los olores. Gracias a sus estudios sobresalientes en química, lingüística y arte en las Universidades de Oslo, Moscú o Varsovia, entre otras, fundó SMELL RE_searchLab, un centro de investigación vinculado al olfato y la comunicación que cuenta con más de siete mil muestras de olores de todo el mundo. Esta viajera de las emociones a través del aroma no solo ha creado olores curiosísimos, como el de una trinchera en la I Guerra Mundial, sino que incluso ha fabricado un queso con, literalmente, el sudor y las lágrimas de un donante. Este queso se ofreció en un aperitivo de las Olimpiadas de Londres de 2012. Y estos comensales (que no sabían el origen de aquel bocado) exclamaron aquello de ¡hum, está exquisito!

Christina Agapakis (izq.) y Sissel Tolaas (der.). Fuente: Cuestión de Química.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Los pies de un queso galáctico, 10.0 out of 10 based on 1 rating

Comparte esta entrada



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *