Cultura del Queso

El blog de la cultura del queso

No te pierdas nada sobre Los Cameros

Si quieres estar informado de todas nuestras novedades e iniciativas suscríbete a nuestra newsletter.

Quesos de colores ¡y dulces! (segunda parte)

La semana pasada, desde Queso Los Cameros os sugeríamos una tabla de quesos de colores para alimentar vuestro paladar… y vuestras emociones. Si en nuestra propuesta quesera combinábamos los colores azules, verdes, rosas e incluso fucsias, hoy cedemos el protagonismo a los tonos cálidos. Ahora que echamos tanto de menos la cercanía de los nuestros, desde nuestra quesería vamos a procurar que el  famoso refrán ¡pan con queso sabe a beso! se sienta más que nunca en vuestros hogares.

Empezamos nuestro viaje por un color secundario (una suite acompasada de los colores opuestos, el rojo y el amarillo) que refleja el entusiasmo y el sentimiento de alegría. No obstante, hay culturas (como la budista) que lo usa con frecuencia porque simboliza la perfección y la espiritualidad. Este color que abraza la vitalidad, este tono sociable ¡cómo echamos de menos estar juntos! no podía ser otro que el color naranja. Por ello, en vuestro encuentro gourmet es obligado dejar un sitio al queso más conocido de Inglaterra, que se elabora en el valle de nombre homónimo (célebre por sus cuevas y donde antaño se cultivaban fresas), en el condado de Somerset: el Cheddar. Aunque países como Nueva Zelanda o Sudáfrica lo producen, en la actualidad más de 20 granjas inglesas elaboran este producto de manera tradicional, según el buen hacer de los monjes cistercienses. Así que si quieres llenarte de energía, ¡deja espacio para este queso de vaca que, cuanto más madura, más rico está! Si quieres una segunda opción, también la tenemos. Se trata del Mimolette, un queso de aroma afrutado, con un sabor ligeramente salado, mantecoso y un toque a nuez. ¡Su color naranja, para que os hagáis una idea, recuerda al del interior de una calabaza!

Queso Mimolette. Fuente: Mundoquesos.

Pertenezcáis o no a la generación de los Millennians, seguro que alguna foto compartís gracias a las nuevas tecnologías. ¿Os habías imaginado que pudiera existir un queso rojo? Este color que nos llena de energía y vitalidad, el rojo pasión, el que asociamos a la seducción, también está presente en este producto que tanto nos gusta. Buscando, buscando, hemos localizado en la localidad zamorana que cuenta con una joya del románico (exacto, hablamos de la Colegiata de Santa María la Mayor en Toro), uno de oveja que se elabora artesanalmente con leche cruda y que, desde su fabricación, recibe semanalmente una mezcla de aceite y pimentón picante de la Vera con especias. Hay otras alternativas. Si os gusta este color vital, también hay quien incorpora frutos rojos en su interior. ¿Os gustaría, como se suele decir, rizar el rizo? El Basiron tricolore, un queso Gouda elaborado con leche de cabra y vaca, guarda bajo su corteza los tres colores de sus ingredientes: el rojo de los chiles, el verde del pimiento y la pasta blanca de la leche.

Basiron tricolore. Fuente: Cestado.

A estas alturas, los más golosos se estarán preguntando si hay algún queso para ellos (y no hablamos de la tabla pre-postre que tan a gala llevan los franceses), sino de un producto dulce y apetitoso. Viajamos (de momento con la imaginación) hasta el país de los profundos fiordos: Noruega. La lechera Anne Haav, allá por 1863, decidió verter crema al suero antes de condensar la preparación final de su queso puro de vaca. El resultado fue el llamado queso Brunost, un producto graso y delicioso que, en el periodo entreguerras (en 1933 para ser exactos) recibió la Medalla Especial del Mérito de manos del Rey de Haakon VII de Noruega. Actualmente hay 4 variedades de este queso, que también se elabora con leche de cabra, o mezclada con la de vaca. Siendo puristas, el Brunost se denomina a la variedad dulce de color pardo y es un imprescindible en la dieta diaria de los noruegos (desde el desayuno). A priori puede que este color otoñal, un poco antipático, pero acogedor, nos resulte algo raro para un queso. Pero visto su éxito popular (el consumo medio por noruego supera anualmente los 3 kilos), ¡a quién le amarga un queso dulce!

Queso Brunost. Fuente: Quesomentero.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Comparte esta entrada



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *